lunes, 1 de abril de 2013

Disquisiciones inocuas

Siempre, de una manera u otra, volvemos a rizar el rizo.
Me refiero a la ya eterna discusión sobre géneros literarios y la literatura en general, entre la capacidad de las grandes editoras para ocupar omnipresentemente las vidrieras y lo cortos que nos quedamos los demás a la hora de ocupar ese lugar que creemos nuestro.
Voy a pensar en esto, pues ya estamos en abril y en estos días arrancará un nuevo número (el 241) de Axxón.
Están invitados a opinar.

Nos escribimos,
Daniel

Pd: el título de la entrada es el nombre de una vieja sección de Axxón, creada por Fernando Juliá.

2 comentarios:

Chinchiya Arrakena dijo...

Yo por ahi me uno a la reflexion que hizo alguien en la lista del Axxon: como la ciencia ficción casi siempre se construye desde un lugar de incomodidad, desde el planteo de lo diferente, de la pregunta y no desde la certeza... nunca va a ser un producto mainstream para la literatura, para las editoriales.
Y si lo es, no será desde el planteo de las decisiones eticas, sino desde lo espectacular, como por ejemplo en las peliculas llenas de efectos especiales (que TAMBIEN me encantan), pero sin una historia solida o interesante detras.

Carlos Daniel J. Vázquez dijo...

Creo que es una reflexión muy acertada: la ciencia ficción (como el rock, ¡acabo de leerlo en el número 3 de la revista!) VIVE de la disconformidad, en especial contra la cultura que la vio nacer: siempre el grito de alerta y la protesta justificada; también, por qué no, todo aquello que nos sacude más profundamente.
Ah, aprovecho: el editorial de este mes irá, en parte, dedicado a vos.