jueves, 25 de octubre de 2012

Juego de niños

Una cosa que me gusta de programar imágenes  en POV-Ray es que allí puedo combinar programación, matemáticas (siempre bellas) y el afán de conseguir cosas que me resulten agradables.

Muchos de nosotros, de chicos, hemos pasado horas parando piezas de dominó para luego empujar la primera de todas y hacer que caigan una tras otra. Se han "inventado" juegos con ello, lo he visto en televisión, hay records Guinness y toda esa parafernalia de cosas. Pero nada como haberse sentado a acomodar las piecitas y hacerlas subir por una escalera de cajitas, libros, rampas hechas con maderitas y esquivando obstáculos.
No sé muy bien por qué esto atrapa a quien lo ve, si es que internamente lo asociamos a cada una de las decisiones que tomamos, o tal vez esto sea muy elaborado y simplemente disfrutemos de la caida de las piezas tanto como disfrutamos de la lluvia tras el vidrio, la caída del agua por una cascada, o de las hojas que al soltarse del árbol caen pirueteando hacia el suelo.

Por eso, por todas esas horas que pasé acomodando fichas de dominó, una tras otra, aquí esta visión que seguramente acomodé en otro universo. Vayan y vean con atención, y se entenderá.

Publicar un comentario