domingo, 6 de junio de 2010

De arena

Nos encontramos.
Sí, después de veinticinco años.
Esta vez fuimos uno por cada día de la semana, por cada pecado capital, por cada color del arcoiris; pero seguramente nos multiplicaremos como los panes y los peces.
Lo mejor de todo fue que, después de un cuartito de siglo, seguimos siendo los mismos de siempre.
A ustedes (sí, a ustedes) les digo que les quiero más de lo que pensaba.
Publicar un comentario