lunes, 20 de junio de 2011

Salirse de las casillas

Una cosa que no me banco demasiado es encasillarme. Me gusta salirme de las casillas, ir probando distintas formas de hacerlo. Si no, siempre es lo mismo, y a la larga, por más que se empiece con pasión, termina aburriendo. La repetición no es buena consejera, la magia se esfuma y no quedan más que caricaturas de aquello que empezó con todo.
Por eso prefiero saltar entre el dibujo, la ilustración, la programación (que para mí es una forma del arte), la escritura, y hasta la escultura y la música, que suele serme esquiva debido a mi torpeza.
Publicar un comentario