viernes, 15 de septiembre de 2006

¿Puente a un mundo mejor?

La primera vez aque escuché sobre Toni Ruttimann (a) Toni el suizo fue en mi lugar de trabajo. En su intranet promocionaban una charla/conferencia dada por él, a quien esta enorme empresa de la siderurgia mundial patrocina y ayuda.
¿Qué hace? ¿A qué se dedica? ¿Será músico, actor de cine, escritor de ciencia ficción?

Nada de eso. Toni construye puentes, generalmente colgantes, en los lugares más recónditos del mundo. Lo hace con materiales donados (cables y tubos de acero, por ejemplo) y otros propios del lugar (piedras de canteras cercanas, etc.). Para construirlos cuenta con la ayuda de los pobladores de la zona, gente a quienes muchos consideran inexistentes (o peor, a quienes ni se considera). Gracias a eso Toni tiende lazos de comuniación, promueve la unión de esos pueblos perdidos, mostrándonos que una fuerte labor solidaria no se ve impedida por retos que, en un primer momento, parecen imposibles.
Lo hace con ayuda, claro, pero por iniciativa propia, sin fines comerciales y viviendo de lo que le da el camino. Esa misma gente que pone sus brazos a la obra comparte con él su comida, su techo, el descanso. No construyó uno, ni dos, ni tres puentes. Lleva levantados más de trescientos alrededor del mundo, usando los materiales nuevos donados y lo que puede reciclar de lo que encuentra en la zona, como por ejemplo tuberías que alguna vez transportaron petróleo y que fueron abandonadas en la selva ecuatoriana.
Dicen que todas sus pertenencias caben en dos valijas, una de las cuales contiene sus herramientas.
Se me ocurre que debe ser un tipo feliz.

Y ustedes se preguntarán qué tiene esto que ver con Ser Axxonita.
Creo que mucho.

Toni el suizo dedica su vida a tender puentes. Sin estos puentes, cientos de miles de personas estarían aisladas unas de otras, o al menos más separadas, corriendo el riesgo de sucumbir al enojo de las aguas de ríos y arroyos "poco comerciales". Hay veces que un río en medio de una selva separa más que el océano.
Esto es de la vida, de la vida real, y mientras escribo la entrada que ustedes están leyendo siento algo de envidia por este hombre, un tipo con "los huevos bien puestos" y el alma entregada a sus pares.

Parafraseando a Chinchiya, compañera de Taller 7:
La ciencia ficción es la única droga que realmente expande la conciencia.

Claro que he encontrado casos como el de Toni en la ciencia ficción. Algunos tal vez indirectos, accidentales, como en el caso del relato Yeyuka , de Greg Egan.
Pero no sólo en la segunda palabrita del término ciencia ficción encontramos los ejemplos. ¿O acaso Axxón no ha tendido puentes entre nosotros en estos casi diecisiete años?
Claro que Axxón no ha salvado vidas, faltaba más (pero, ¿quién sabe?). Salvando las distancias, sí mantiene ese espíritu, ése que me hace creer que aún podemos tender puentes hacia un futuro y un mundo mejores.

¿Qué puente hacia un mundo mejor podemos construir nosotros?
Publicar un comentario